Para muchos enfermarse no es opción... y sin embargo, el reposo es un derecho

Actualizado: 18 de nov de 2020


En medio de una pandemia, trabajar enfermos es un tabú y al mismo tiempo, gracias al home office, más simple que nunca. A pesar de estar enfermos o accidentados, muchos empleados continúan trabajando, por ejemplo, por miedo a perder sus empleos.



Los empleados que hayan presentado un certificado de enfermedad al empleador pueden, en principio, seguir trabajando. El médico simplemente declara con una licencia por enfermedad que el empleado no puede trabajar en el momento en que se emite dicho certificado médico. Además, con el certificado de incapacidad para trabajar, sólo da un pronóstico de cómo es probable que se desarrolle la enfermedad y cuánto durará.


Sin embargo, incluso si un certificado médico no significa una prohibición general laboral, los empleados no están obligados a trabajar durante este periodo y ningún empleador puede obligarlo a retomar el ejercicio de sus funciones, aún cuando este creyera que el empleado se encuentra "lo suficientemente sano" como para trabajar. 


Los empleadores tienen el deber de asistencia y protección. Si un empleado quisiera trabajar a pesar de estar de baja por enfermedad, esto significa dos cosas para el empleador: primero, el mismo debe asegurarse de que el empleado se encuentre en forma para trabajar y segundo, de que no se esté poniéndose en peligro a sí mismo o a otras personas (Ley de Obligaciones OR 328).

Enfermo el empleado, ¿vacío el bolsillo?


Según el artículo 24 de la OR,  si el empleado se halla impedido, por razones tales como enfermedad, accidente, cumplimiento de obligaciones legales o desempeño de un cargo público, el empleador está obligado a pagar el salario correspondiente siempre que la relación laboral haya durado más de tres meses.

Esta Ley también se aplica a trabajadores por hora, suplentes o de mini-jobs. Siempre que su contrato haya durado o haya completado los tres meses, el empleado tiene derecho al salario completo (100%) durante un tiempo determinado. El período de tiempo depende de sus años de servicio y el pago se calcula sobre la base de su salario promedio en los últimos doce meses. 


Primer año: derecho a salario por tres semanas. ■ Segundo año: derecho a salario por un mes. ■ Tercer y cuarto año: derecho a salario por dos meses; ■ Del quinto al noveno año completo: derecho a salario durante tres meses;

El derecho al salario aumenta con el número de años de servicio.

El empleador no puede exigir al empleado tomar vacaciones durante el tiempo de enfermedad o negarse a seguir pagándole el salario durante este periodo, ni siquiera con el pretexto de que ya no tenía pensado seguir empleándolo.

En caso de que su empleador cuente con un seguro médico para sus empleados, el tiempo de cobertura será más prolongado aunque el porcentaje del salario pagado se reduciría a un 80% del sueldo promedio.


Trabajar enfermo puede ser perjudicial... y no sólo para la salud  

Antes de trabajar estando de baja por enfermedad, es importante consultar al médico para que el certificado se pueda ajustar o, si es necesario,  determinar qué actividades puede realizar en el trabajo y cuáles no.


El trabajador no debe hacer nada que pueda retrasar o dificultar su recuperación. Las decisiones no autorizadas podrían,  en el peor de los casos, ocasionar recortes en el seguro de beneficios por enfermedad.

En caso de que el empleado siguiera recibiendo cobertura del seguro médico y al mismo tiempo trabajara (por ejemplo por hora) recibiendo ambas remuneraciones, esto podría tener consecuencias legales serias y hasta ser considerado por la Ley Suiza como fraude.



Entradas Recientes

Ver todo