La historia del carpintero filósofo, o por qué algunas personas no nacimos para una sola vocación

Actualizado: feb 10



Había una vez un carpintero llamado Marco al cual la carpintería le apasionaba, pero así también las discusiones filosóficas y pasaba sus ratos libres leyendo a Platón, Aristóteles o a filósofos más contemporáneos como Zizek. Poco tiempo después, Marco estudió filosofía y se convirtió en un profesor excelente en su área , por lo cual, todo el mundo comenzó a llamarlo "el carpintero filósofo".


Mas tarde, Marco que gustaba de hornear panecillos los domingos, decidió hacer un curso de panificados y viendo lo bien que se le daba, fundó su propia panadería, convirtiéndose en el carpintero filósofo panadero. La gente, viendo que ahora que el carpintero filósofo panadero tenía demasiados oficios y teniendo en cuenta que ahora se hallaba estudiando botánica, ha comenzado a llamarlo "Marco" a secas.


La historia de Marco (basada en hechos reales) puede ser muchas veces nuestra historia. ¿Cuántos de nosotros hemos estado tratando de adornar nuestro patchwork currículum de tal manera que pareciera uniforme puesto que nuestra experiencia laboral va desde florista hasta... ¿mecánico dental?


A este tipo de personas con un background laboral colorido, la escritora Emilie Wapnik les llama 'Multipotenciales'. Según la escritora, una persona multipotencial es quien no tiene "una verdadera vocación como lo hacen los especialistas", sino que muchas.


Wapnik describe a los multípodes como personas con muchos caminos a seguir y quienes además, los siguen todos, ya sea de forma secuencial o simultánea (o ambos).


Los multipotenciales por naturaleza, siempre están a la búsqueda de aprender cosas nuevas y dominar alguna nueva habilidad. Si bien estas son cualidades fantásticas a la hora de buscar trabajo, muchas personas con multipotencialidad tienen dificultades para encontrar la profesión u oficio que encaje a la perfección, puesto que la amplia gama de intereses que poseen hace que la elección de una carrera descarte a otras que son igual de interesantes. Además, a mucha gente que nos rodea, pareciera les irritar su aparente indecisión. Es como si esa tendencia a cambiar de profesión fuera una debilidad, algo que hay que corregir. Sin embargo, Wapnik cree que podemos hacer de esa aparente debilidad un punto fuerte. ¿Cómo? El secreto para prosperar como una persona apasionada y con mentalidad profesional es encontrar ese punto óptimo en la cantidad de variedad que un multípode necesita en su carrera. A continuación te mostramos algunas estrategias para personas multipotenciales: El abrazo grupal: Busca un trabajo o negocio multifacético o estudio interdisciplinario que te permita usar todas tus habilidades (o cuantas sean posibles). Si no puedes combinar tus intereses en tu trabajo diario, ¡siempre puedes comenzar un proyecto paralelo! Enfoque Slash: Este enfoque es un gran modelo de trabajo para aquellos con multipotencialidad que tienen muchos intereses, pero que no se complementan directamente entre sí. Para estas personas con intereses que difieren claramente, los trabajos de “tiempo parcial” son ideales, puesto que les permite trabajar en pasiones completamente separadas. El enfoque de Einstein: Es el más difícil, porque se trata de encontrar un trabajo de tiempo completo o un negocio que no solo nos apoye completamente financieramente, sino que además nos guste y nos de tiempo y espacio para realizar otras tareas que igualmente nos gustan. Un ejemplo de trabajadores con enfoque de Einstein son aquellos con dos pasiones. Solo entre mi círculo de amigos ya puedo distinguir varios multipotenciales con este enfoque: una cocinera política, un químico músico o una dentista patinadora artística. Las dos vocaciones pueden sobrevivir juntas sin que supongan una carga demasiado grande puesto que ¡ambas son pasiones! Enfoque de Phoenix: Se trata del enfoque en el que se trabaja en una sola industria durante varios meses o años y luego se cambia de marcha para comenzar una nueva carrera en un nuevo campo, (¡ese es el mío!).

Muchos migrantes hemos debido enfrentarnos a la multipotencialidad forzada por causas externas, ya sea porque nuestra carrera original no ha sido reconocida en el país o porque con la misma no hemos logrado encontrar trabajo. Ahí es cuando nos damos cuenta de que en realidad hay mucho más potencial detrás de lo que anteriormente habíamos llamado nuestra "única vocación" y hallamos nuevas pasiones que hasta ese entonces no habíamos explorado.

Desde mi llegada a Suiza he trabajado de todo un poco y muchos de mis trabajos han diferido sustancialmente uno del otro. Sin embargo, hay algo en común que me he podido llevar de cada uno y esa es la experiencia apasionante de aprender algo nuevo. Incluso, en una entrevista de trabajo me informaron de que me daban el empleo puesto que mi curriculum colorido, demostraba mi habilidad de adaptación.

Seas un multipotencial forzado o no, recuerda que no importa el trabajo que elijas, desde empleada de la limpieza hasta doctora, o si es temporal o para siempre, siempre te llevaras algo de él que mañana te servirá en la vida.


Basado en el libro de Emilie Wapnik: How to Be Everything: A Guide for Those Who (Still) Don't Know What They Want to Be When They Grow Up

Entradas Recientes

Ver todo