Jornada reducida: ¿Prevención de despido o lenta transición al desempleo?

Actualizado: 9 de nov de 2020



¿Qué es el trabajo de jornada reducida? El trabajo a jornada reducida es un instrumento que se utiliza para preservar trabajos en tiempos económicamente difíciles. Si las empresas no están generando ingresos, no hay suficiente presupuesto para pagar salarios y  la consecuencia en estos casos es el despido de personal.

Para evitar esto, las empresas  pueden reducir las horas de trabajo de sus empleados o incluso eliminarlas por completo, mientras que el fondo de desempleo asume parte de los costos laborales.


El mes pasado, el Consejo Federal extendía la llamada "jornada reducida" (Kurzarbeit / travail de courte durée) por 6 meses. Esto significa que las empresas podrán solicitar una remuneración laboral por más tiempo de lo previsto a fin de contrarrestar un nuevo aumento del desempleo. Muchos empleados se hallan hoy en día aun en jornada reducida y con ello, en incertidumbre. Los rumores de despidos transitan los grupos de Whatsapp y chats de trabajo, a falta de encuentros en los pasillos de las empresas. "El miedo al futuro está ahí presente constantemente" dice Daniela, quien se halla en 100% de jornada reducida. Ella es recepcionista, madre de dos niños y con un sueldo reducido. Llegar a fin de mes es complicado, así que ahora usa su máquina de coser para arreglarle ropa a las amigas y hacer sus propias creaciones por un pequeño importe. Para ella ese ingreso adicional es su salvación. Cómo irá mañana, todavía no lo sabe pero añade: "según lo que leí en Facebook, la cosa se va a poner fea". ¿Será verdad?, desde el inicio de la crisis del nuevo Coronavirus, hay tanta información que muchos de nosotros nos sentimos desinformados. Hay quienes afirman panoramas positivos, otros negativos y hasta catastróficos. Pero... ¿Qué dicen las fuentes oficiales? ¿Cuáles son realmente los pronósticos económicos para el mercado laboral suizo?

A apretarse el cinturón... Según un estudio de la BAK Basel,  el poder adquisitivo del suizo promedio podría caer alrededor de un 2,5% este año. Esto corresponde a una pérdida de ingresos de alrededor de 15.000 millones de francos suizos. Lo cual significa que a la hora de las compras, nos podría faltar en promedio unos CHF 1700 al  mes. En consecuencia, la Confederación de Sindicatos de Suiza ha pedido apoyo financiero adicional para los trabajadores afectados con el fin de evitar una mayor pérdida de ingresos. Así mismo, las casas de seguro de salud pretenderían reducir aún más el aporte mensual y el estado asumiría el salario completo de los asalariados, en niveles precarios (working poor) en caso de que estos estuvieran empleados en un trabajo de jornada reducida.

Primeros rayos de esperanza Sin embargo, hay una luz de esperanza al fondo del túnel. Según la Secretaría de Estado de Asuntos Económicos (Seco), el panorama laboral suizo parece despejarse en relación con el comienzo de la crisis del nuevo Coronavirus. La tasa de desempleo ha disminuido de 3.4% en mayo a 3.2% en junio, gracias a la demanda laboral veraniega. Al mismo tiempo, las cifras también dan esperanzas para los próximos meses de un desarrollo significativamente mejor de lo que se temía anteriormente.  Por otro lado, el consumo parece estar recuperándose, una tendencia que probablemente ha sido impulsada por las rebajas y las campañas publicitarias para el consumo de productos, servicios locales y el impulso del turismo interno. Además, cabe resaltar que el clima veraniego, prácticamente sin pausa desde mayo, ha venido como un regalo del cielo, a este verano que no le ha faltado ni sol ni calor.

Con todo esto, podría esperarse en medio año más bien un "apriete de cinturón" en lugar de un despido en masa y probablemente una motivación laboral mucho mayor. Esto último podría crear una reacción en cadena positiva dentro del mercado, empleados motivados conducen a una mayor productividad y de esta manera  permiten que una organización logre niveles más altos de producción.




Entradas Recientes

Ver todo